jueves, diciembre 16, 2010

Ventanas

Cuando tu falda despegaba y el verano desafiaba los diciembres estábamos cerca de los acantilados, como ahora. Pero el futuro era un guión para la televisión y las batallas disparaban al suelo para hacer bailar a la melancolía.