domingo, febrero 14, 2010

Fírmame el vinilo



Con la lluvia de la mañana amanecieron mojados los sueños. Él buscaba algo de beber para la resaca, mientras tú mirabas la hora con ojos llenos de suspiros.

El gran artista. Amante alejado de sus grandes canciones, se había divertido.

Cuanto el suelo del centro madrileño empezó a quejarse, él no sabía cómo decirte que te fueras. No captaste la indirecta por si el relato se convertía en novela corta, en un intento fútil de hacer perdurar lo que nunca existió.

Mientras te vestías, desnuda todavía, él pensaba en acordes, oportunidades perdidas y en esa voz dulce que cantaba detrás de la puerta.

Tú no sabes cantar, tienes suficiente con recorrer el campus, empezar a reir, discutir con tu padre, entregar los trabajos y seguir despierta cuando el fulgor empieza a verse lejano.
Te pusiste los vaqueros de un salto, y le dijiste:

-Fírmame el vinilo.

¿Una metáfora más?

2 comentarios:

Jesús... dijo...

me encanta =)
un saludo.

Athelas dijo...

Genial :)