domingo, septiembre 06, 2009

Reina de Instituto


Se quitó el sombrero. Hasta la chaqueta del traje le molestaba, pero mantuvo la compostura. No todos los días consigues el caso de la Reina del Instituto, pero empieza a ser cada vez más frecuente gracias al auge de melómanos.

Muchas habían dejado de lado la estrecha raya de la delgadez, los besos hidráulicos con ídolos de barrio, las fugas en motos diseñadas para no perdurar. Pero ella era diferente:

Todavía conservaba la sonrisa triste, cierta humanidad y la ropa negra apretando el descaro. Era como una Peter Pan de chica fácil, una lágrima clásica. Seguía, pese a los aviones de los años, con la misma actividad de siempre.

La buscaba un antiguo compañero de clase, uno de esa clase media que pasaba desapercibido. Ella ni se acordará, apuesto. Él se pasaba las clases de filosofía esperando ver resurgir su tanga si el telón de la camisa lo permitía. Así, es fácil ver filosofía en todas partes.

Ahora mi cliente solo quiere un ajuste de cuentas con el pasado, como tú y como yo, vaya.

3 comentarios:

Maat dijo...

Todos tenemos que ajustar cuentas, tarde o temprano...

Un saludo!

Dimas Vega dijo...

Mejor temprano ;)

Saludos

[H/C]--(S) dijo...

Todo pasa y todo queda supongo no? ahaha.. muy buena!