lunes, julio 20, 2009

El día que enamoramos a los aviones

Ya sabes, historias de azoteas. Era casi de noche pero no queríamos dormirnos e hicimos un pacto. Sabíamos que estaba prohibido, pero te dejaste llevar por mí. Nos dedicamos hasta la media noche a enamorar aviones, no nos importó nada más.

En el fulgor del amor les pedimos que no despegasen ningún día.

No hay comentarios: