sábado, enero 03, 2009

Las Gafas de Mike


Huyes en un coche automático, un BMW está vez. Tienes ganas de pasar el rato en una montaña rusa diferente. Diferentes drogas cada diferentes días.

Tienes ciertos perfumes y algo de rock sobrante en ese bolso diminuto que te acompaña en tu asalto al olvido, pero nunca consigues tu sueño.

Yo perdí mis gafas de sol en una noche extraña. Intenté buscarlas, di para atrás mis pasos pero nadie sabía nada. Nunca he sido un buen detective. Eran unas gafas baratas pero replica total de los viejos rockeros que musicalizaron mi adolescencia. Aunque tengo muchas, no hay otras iguales a esas, no podría explicar bien porqué:

A veces, cuando la vida te roba alguno de esos objetos que adoras, el fin parece más cerca. Uno se hace más viejo y deja de ser todavía más si cabe aquel niño que jugaba. Intenté paliar los daños en una fiesta y fracasé:

He pasado un día de mierda oscinado en ti.

No hay comentarios: