domingo, enero 25, 2009

Beldad de tierra firme



Echaré de menos tus rincones.
Partiré al mar, adiós beldad de tierra firme.
Ya no me retienen tus mentiras,
añoranza de versos que no llegaron a vestirme.

Cuando me vaya habré hecho lo correcto.
Quizás, entre los tejados lejanos
caiga en la inercia de hacerte una llamada perdida,
otra más que no contestaras:
Tú ya estarás dormida,
soñando con obras de teatro
para el pueblo.

Eres el fiel reflejo de balcones
que no se pueden trepar,
y que contienen los mejores besos.

Las heridas dejaran el recuerdo.
Tú sal a bailar,
prepárale a otro el infierno.

En otra vida volveré a tus mordiscos.

Verano de 2008

No hay comentarios: