domingo, enero 25, 2009

Beldad de tierra firme



Echaré de menos tus rincones.
Partiré al mar, adiós beldad de tierra firme.
Ya no me retienen tus mentiras,
añoranza de versos que no llegaron a vestirme.

Cuando me vaya habré hecho lo correcto.
Quizás, entre los tejados lejanos
caiga en la inercia de hacerte una llamada perdida,
otra más que no contestaras:
Tú ya estarás dormida,
soñando con obras de teatro
para el pueblo.

Eres el fiel reflejo de balcones
que no se pueden trepar,
y que contienen los mejores besos.

Las heridas dejaran el recuerdo.
Tú sal a bailar,
prepárale a otro el infierno.

En otra vida volveré a tus mordiscos.

Verano de 2008

viernes, enero 16, 2009

Los desperfectos



Inventario de las cosas que perdí cuando te fuiste:

Mi mejor momento
Oírte cantar detrás de la puerta
El barco que zarpó desde el puerto
El equilibrio
La medida
Tus gafas de sol, aquellas que estaban perdidas en el mueble de nuestro salón
La piel de la cama y las sabanas de tus piernas
Tu almohada cara
La colección de vinilos de los 80 (me dejaste solo los más tristes)
Mi tabla de surf y mi armario de trajes de neopreno.

Aquello terminó y lo lamento.

sábado, enero 10, 2009

La chica que tiene los ojos de ella



Dulces endulzan pero no evitan
sangre que recorre las azoteas
buscando regalos que se marchitan.
Blanca y maldita viene la tristeza.

Al fin resueltos, mis puzles dormitan
hasta que nuestra única ciencia sea
la carencia de temblor que incita
la chica que tiene los ojos de ella.

Quedan las manos manchadas de vida,
luces de la gente que no está
y el fulgor efímero en tu sonrisa.

Sigo el rastro de una estrella perdida,
batalla que tras batalla vendrá
cual nieve con suave aroma de brisa.

sábado, enero 03, 2009

Las Gafas de Mike


Huyes en un coche automático, un BMW está vez. Tienes ganas de pasar el rato en una montaña rusa diferente. Diferentes drogas cada diferentes días.

Tienes ciertos perfumes y algo de rock sobrante en ese bolso diminuto que te acompaña en tu asalto al olvido, pero nunca consigues tu sueño.

Yo perdí mis gafas de sol en una noche extraña. Intenté buscarlas, di para atrás mis pasos pero nadie sabía nada. Nunca he sido un buen detective. Eran unas gafas baratas pero replica total de los viejos rockeros que musicalizaron mi adolescencia. Aunque tengo muchas, no hay otras iguales a esas, no podría explicar bien porqué:

A veces, cuando la vida te roba alguno de esos objetos que adoras, el fin parece más cerca. Uno se hace más viejo y deja de ser todavía más si cabe aquel niño que jugaba. Intenté paliar los daños en una fiesta y fracasé:

He pasado un día de mierda oscinado en ti.