sábado, diciembre 06, 2008

Trios que vuelven


Cuando se fue, nos dejó fríos y le quitó importancia a las sábanas. Para olvidar su marcha, intentamos hacer el amor pero no funcionó.

Ella era la rubia, factor clave para lograr un trío además de la morena y yo mismo. La que se quedó conmigo, esa chica de pelo oscuro, fumaba hierba para tratar de olvidar:

Sus pequeños pechos en el columpio, aquella noche de fiesta, su complicidad yendo a robar a las tiendas. “Que se jodan.” Se le ponía cara de enfado hasta que reventaba de risa.

Ella, la fugitiva, era el azúcar de mi ahora única amante. Yo la quería más a ella, ella más a la rubia y la rubia sólo se quería a sí misma. Como veis, todo era perfecto.

Una vez intoxicada, mi chica cogió un cuaderno para escribir un poema lleno de sexo e ira, amor y reproches. En los espacios en blanco hizo un dibujo.

Aquella misma noche la dejaría embarazada. Creo que lo notó, porque en el momento de mi orgasmo, su sonrisa verde dijo:

- Volvemos a ser tres.

1 comentario:

Fuimoseternos dijo...

Me encanta las furia con la que escribes, la brevedad de tus palabras hacen que todo sea más intenso.