martes, diciembre 16, 2008

Mi buzón salvó tu vida




- ¡Que te jodan, Tony! Le dijo la prostituta al mafioso más gordo. Aquel maldito hijo de puta pesaba tanto que había vendido el corazón para hacerle hueco al estómago.

- Yo me joderé, pero tú eres puta muerta. No van a reconocer tus piernas entre tanta basura.

El otro se descojonó. Peloteo e hipocresía.

Entonces la obligaron con un gesto a ponerse de rodillas.

- Esta posición te suena, ¿verdad?

Mientras exageraban sus risas para cumplir el cliché, la puta cogió del suelo del vertedero mi buzón y le abrió la cabeza al gordo con un golpe certero. El flaco tardó en sacar el arma y además falló el disparo, así que la puta no perdonó.

Le pegó dos golpes secos con el buzón rojo y dijo:

- El cartero siempre llama dos veces, hijo de puta.

1 comentario:

Fuimoseternos dijo...

Que bueno que llame dos veces... Por si no estás...

Siempre me sorprendes.

Saludos.