domingo, noviembre 30, 2008

Nos invaden los rusos


Lo tenía todo: la chica de la sonrisa cantaba canciones para mí en un viejo piano italiano que sabe mil historias. De repente, estoy solo en un caro bar céntrico, esperando a otra mujer también con sonrisa, pero una diferente. La había conocido bajo el embrujo de la noche, así que era la primera cita a ras de suelo.


No quería olvidarla tan rápido, pero sí buscaba alguien que bajase del tejado para lamerme las heridas, para ayudarme a colocar mis trastos en mi nueva vida, para intentar sanar y sobrevivir. Cuando llegó yo seguía pensando en la chica que cantaba detrás de la puerta acariciando el piano siciliano. Tengo esa voz tan rockera y dulce clavada hondo, pero cuando llegó la nueva sonrisa intenté no volver a cagarla, reconocí mis errores en vez de arrojarlo a los demás. Está vez dolía de verdad.


Intenté pasar un rato agradable pero no funcionó. Ella era mejor.


Parece que la vas a romper.


Pero tienes que volver a empezar.

3 comentarios:

[H/C]--(S) dijo...

Jo me encantas..

Soy (S).. y comparto un blog tambien de poesia con un amigo... si quieres pasarte puedes decirme que te parece lo que hacemos.. y nosotros haremos lo mismo con el tuyo..

La verdad es que he encontrado este blog por mera casualidad... y me alegro mucho de ello...

Espero tener noticias tuyas pronto..

(S)

[H/C]--(S) dijo...

..y leo en tu ultimo "heroes para depresiones" una alusion mas o menos directa al gran poeta que es Joaquin Sabina.. haha nos vamos a llevar muy bien ^^


(S)

[H/C]--(S) dijo...

.. y asi comienza nuestro tiempo ^^

Nosotros tambien te agregamos... ya hablaremos...

De todas formas nos pasaremos a menudo por aqui para mas o menos decirte que nos parece.. la verdad es que somos muy jovenes todavia.. y el objetivo es solo mejorar


Nos vemooos

(S)