miércoles, octubre 01, 2008

Tedio a las nueve y media


Sillas que abrazan las mesas
de los bares donde no puedo verte.
Besarte el corazón,
entre el gentío,
tedio a las nueve y media.

El mundo está despierto
mientras que yo sueño con otra respuesta
ajeno al fluir de las aves
que vuelan en low cost.
Besarte el corazón,
a través de las vidrieras que dan a la Gran Vía.

Cuanta vida se nos va con los contratos
que impiden a mi boca decir esas pocas palabras
que tienen cierto sentido,
tedio a las nueve y media

Qué fría tu voz en el contestador Sony,
qué lástima de festival de sinrazones
tocando a la puerta disfrazados
de comerciales del círculo de lectores.
Sin vida ni tedio,
besarte el corazón queda.

No hay comentarios: