miércoles, octubre 08, 2008

La Pintora Desnuda



Tenía el pelo tan liso que parecía rizado. Pintaba desnuda cuadros abstractos en un diminuto apartamento cerca del mar. Bajaba sin mí a la playa cada mañana y volvía con olor a sal.
Sin decirme nada, hacíamos el amor recibiendo un poco del viento gracias a una enorme persiana bajada.
Tenía cosas que olvidar pero llevaba siempre la sonrisa cargada y la delicadeza de estar siempre optimista y tranquila, como una obra de teatro dulce.

No hay comentarios: