martes, octubre 21, 2008

Cajita de Música



Bajo la tormenta, la chica de los ojos tristes es una prostituta mojada. Cala más la vida que el agua.

El poeta guarda con celo su vinilo de poemas de Lorca antes de salir. Prescinde del paraguas y sale a su encuentro lluvioso recorriendo media ciudad bajo lágrimas de toldos.

La puta sonríe cuando ve al poeta empapado por la avenida y apura la última calada. Ella hubiese preferido mantener su oficio pero siglos atrás, cuando en el salvaje oeste las damas más delicadas eran la pieza más codiciada y los clientes poetas que perdían románticamente su comida a los dados.

Después de la conversación de cortesía, vestida de cicatrices, olvida sus sueños en las manos del poeta y ya no hay música sino versos. Ante su tacto, surgen los mejores poemas. Escusas para quedarse bajo la tormenta.

2 comentarios:

Oski dijo...

La verdad que cuando uno escucha "La cajita de música" del gran Quique González tiene una sensación muy parecida a lo que describes en este relato.

"Cala más la vida que el agua", que gran frase, por esta noche ya me deja recapacitando un buen rato.

Un saludo.

Oski dijo...

¡Vaya! más o menos es lo que había pensado. Por cierto, te voy a agregar a mis links, veo que tienes agregado el blog de Iller (Dibujos para canciones), una de las mayores fans de Quique de este país.

¡Un saludo!