martes, septiembre 23, 2008

Salir corriendo



El pub estaba a reventar, lleno de gente histriónica bailando piezas de Rock&Roll americano ochentero. La gente me empuja para pasar al baño, la mayoría van a mear, arreglarse el peinado o salpicar sus narices con tiza. Nada de sexo. A penas se puede respirar, y el oxígeno se evapora del todo al pagar las copas.

Entonces, huyo. Primero tranquilamente, con confianza, luego más rápido, para intentar llegar pronto a donde quiero ir. Recorro las calles alcoholizadas, llego a la Explanada, como voy tan deprisa, empiezo a perder el control racional sobre lo que pasa a mi alrededor.

Entonces, mi asfixiante pantalón baquero se convierte en un bañador ajustado, mis zapatos impecables en pies descalzos listos para la acción y al fin llego al mar. Las olas hacen el resto llevándome en tabla de surf a tierras lejanas donde las cosas tienen cierto sentido.

No hay comentarios: