sábado, marzo 08, 2008

Amaneceres rojos en Edinburgo


Caen aguaceros en los toldos paupérrimos de una ciudad obrera.
En las terrazas las mujeres jóvenes aúllan a ritmo de estrépito
y la libertad pide pago con tarjeta.

La gente debe hipotecar su historia para sobrevivir,
desdicha para soñadores en efectivo.

No hay comentarios: