miércoles, diciembre 05, 2007

Backliners


Tumbado en la litera de su sleeper, el backliner revisa los mensajes en su móvil: Su chica esta enfadada porque no ha llamado todavía. El escribe rápidamente:

– El primer concierto es como un parto. TQ

Y vuelve a la acción, a pesar de los enfados y la resaca de la carretera. Todo tiene que estar listo para las nueve y media, ¡vaya horarios! Algo suena mal y nadie sabe, el batería pone cara de la mala hostia y el guitarrista sigue tocando ajeno al pitido enfermizo que impide oír la música nítida. Mariana esta preciosa con el uniforme, apretando todos los cables con paciencia. Él se le acerca y le sonríe, recordando las horas más cortas en los peores sitios de la Latina, hablando sin dejar polvo en la autopista. En el mejor momento, el Road Manager llega cabreado y estresado, hablando por su BlackBerry. Apaga su móvil para gritarles un poco:

– ¿Por qué cojones no está esto listo? Tenéis cara de resaca ,hostia, ¡son las ocho de la tarde! Dejar de tontear y poner bien los putos cables. Que manía de tocar en teatros, joder, así no se gana dinero.

La primera canción es un éxito igual que la primera. Suena limpio como papel en blanco. Una victoria entre novias enfadadas, amores imposibles y trozos de cristales en las nubes.

No hay comentarios: