domingo, noviembre 11, 2007

Avería y Redención



Avería. Un cristal separa a la pareja. Un teléfono colgado a la izquierda del preso, le recuerda la carencia de libertad. Ella está preciosa, como siempre. Cuando empieza a hablarle, a él le vienen a matar los monstruos de los recuerdos de aquella noche fatídica:


Medianoche. Ella viendo la caja de su lavandería saqueada. Él llegando triunfal al Bada bing para pagar la deuda y recuperar el dinero. La noticia del barman: aquella noche la partida de poker era en la mesa especial. Las cartas que no doblan la esquina puntual. El humo emborronado de sonrisas ajenas. La vuelta a casa entre whisky y derrota, claro ejemplo de equilibrio. Las cuatrocientas sirenas de policia persiguiéndole. La brusquedad de Lucifer.

Al acabar de hablar,se dió la vuelta y caminó a la cárcel pensando en voz alta: yo se que lo intentaste todo y yo no.

Nunca des tus datos a la chica de la lavandería
aunque estés de paso te podría meter en problemas.
Nunca des tus datos a la chica de la lavandería
aunque te sientas solo en las afueras.

400 faros en la puerta de la comisaría
y lo más complicado fue encontrar una salida fácil
me bastó un vistazo para ver la botella vacía
y entonces supe que estaba fuera.

400 gramos de avería y redención
400 gramos de insatisfacción.

Me pegué un disparo para ver que ya no me dolía
y acabé cruzando telegramas con Lucifer
aprendí las normas al segundo día
y entonces supe que no iba a ser tan fácil.

400 gramos de avería y redención
400 gramos de insatisfacción.

Ya se que te inventaste todo
ya se que lo intentaste todo,
y yo no.

No hay comentarios: