miércoles, noviembre 14, 2007

Al doblar la esquina los dragones


Al doblar la esquina los dragones,
sobre el colchón huelen cuatro rosas
pero no son como esas canciones
que aplazan de largo los inviernos.

Más bien dulces escenas de acción
para pisos sin calefacciones
o como ritos fúnebres
tras la estela de las emociones.

Dan miedo los atardeceres largos
como peones en la segunda
o como balas de fogueo en tu almohada.

No hay comentarios: