viernes, agosto 24, 2007

Grace Kelly


Aunque intentaron enfrascar el glamour los millonarios
nos quedan pequeños corales de sonrisas
en todos los colores que permite el blanco y negro
como recuerdo de ese L.A
que Jack Nicholson y Juan Marsé añoran.

Ahora, inmensos en la profecía Blade Runniana
ya no quedan rostros ni sentimientos
como aquella niña rubia de mirada indiscreta
cuya huida anunció,
¡veinticinco años hace!,
la muerte de lo artístico.

11 Agosto de 2007
Viaje en tren a Asturias