lunes, mayo 28, 2007

Superman no puede volar



Llueven sombras sobre la ciudad
y los villanos anidan en sus techos.
Hay una tendencia generalizada
a caras llenas de sueño
y un supuesto práctico para vivir
lleno de sangre.

La primavera ha venido amenazante
y la lona es un colchón caliente
con ganas de besar.

Plantas artificiales decoran las aceras
del rumor veraniego de la soledad,
bajo arcoiris incoloros.

Hay un policía en cualquier lugar,
llueven sombras sobre la ciudad:
Superman no puede volar.

miércoles, mayo 23, 2007

Noches en nuestro cine


Tras el fulgor cegador de la batalla,
está despierto en ese cine que no habla
y es suyo.

No necesita besos ni labios en whisky
para abrir los bares con un soplo rojo
y fresco,

pues tiene una flor amarilla de lámpara
que lleva pegada en tallo una canción
para ella.

Lo prohíbe ufano el esclavo contrato
mas viaja a sitios donde nunca estará
en persas

alfombras con maletas de nubes mágicas
con una tendencia peligrosa a letras
en soma.

Ha dejado en el puerto de Bremen
los billetes en maletines azules
de mar

y cuando llegue al capítulo mortal
más gafas de sol para la oscuridad
del haz.

jueves, mayo 10, 2007

El pianista sin talento


El pianista sin talento


El pianista sin talento
ya ha vuelto de vivir.
Tiene humor recargable
y un colchón de cemento
en un rascacielos de Beverly Hills.

Ha cenado un trago
de uva sin vestir.
Ya está preparado,
se cambia los zapatos
e intenta hacerla reír.
Mas no quedan mesas
en restaurantes caros.

Lluvia sobre partitura
con canción de amor.
Cuando se fue con el crooner,
volaron los techos
y vió su sombra correr.

El virtuoso actúa
en un escenario de cartón
Y el público aplaude
con indiferencia.

Con el corazón roto
y el frío drogándole
se muere por tocar
la canción más triste.
Presentado al concurso de alacalle: