sábado, diciembre 08, 2007

Canciones robadas en autobuses urbanos


Aquel autobús planeaba
el recorrido de los dragones,
con tu pelo de otros vientos
y el metraje de un corto.

Tenías la huida planeada
y la pistola apuntando al amor
junto un plan ganador
que intercambiaba cartas robadas.

Bebimos el trato entre las curvas
y se hizo de noche al llegar el día.
Sabías que no volvería a llover
en nuestras soledades.

viernes, diciembre 07, 2007

Primera exposición de un pintor novel



Esta habitación
es memoria histórica
de sangre,
versos y
melancolías.

De historias de amor,
cine negro
y pianos robados.

De sexo,
soledad
y malos trabajos

De whisky,
póquer
y ciertas heroicidades.

Además,
esta habitación es, simplemente
un cúmulo de paredes blancas
llenas de sueños.

miércoles, diciembre 05, 2007

Backliners


Tumbado en la litera de su sleeper, el backliner revisa los mensajes en su móvil: Su chica esta enfadada porque no ha llamado todavía. El escribe rápidamente:

– El primer concierto es como un parto. TQ

Y vuelve a la acción, a pesar de los enfados y la resaca de la carretera. Todo tiene que estar listo para las nueve y media, ¡vaya horarios! Algo suena mal y nadie sabe, el batería pone cara de la mala hostia y el guitarrista sigue tocando ajeno al pitido enfermizo que impide oír la música nítida. Mariana esta preciosa con el uniforme, apretando todos los cables con paciencia. Él se le acerca y le sonríe, recordando las horas más cortas en los peores sitios de la Latina, hablando sin dejar polvo en la autopista. En el mejor momento, el Road Manager llega cabreado y estresado, hablando por su BlackBerry. Apaga su móvil para gritarles un poco:

– ¿Por qué cojones no está esto listo? Tenéis cara de resaca ,hostia, ¡son las ocho de la tarde! Dejar de tontear y poner bien los putos cables. Que manía de tocar en teatros, joder, así no se gana dinero.

La primera canción es un éxito igual que la primera. Suena limpio como papel en blanco. Una victoria entre novias enfadadas, amores imposibles y trozos de cristales en las nubes.

lunes, noviembre 26, 2007

Betty


Tenía un cuerpo de ticket para subir a un Chrysler y gracias a eso era la chica más deseada del Bada Bing. A todos les encantaba la manera en la que se paseaba por el garito, ajustando sus pasos al rock & roll, y esa capacidad para apretarse más whiskys que los visitantes más fieles.

Yo era un corazón de control remoto que acababa de llegar a la ciudad, arrastrando polvareda. Mi soledad su fundió con la suya en un minuto mágico tras un coqueteo ficticio. Su profesión era la de ponerse a tiro fácil.

Tenía el pelo corto, un lunar en la sonrisa y los ojos tan grandes como Betty Boop, pero era todavía más sexy.

jueves, noviembre 15, 2007

Pequeña isla de tormenta




Tal vez tú también serás
una pequeña isla de tormenta
en un intento de combatir
con pies pequeños la niebla.

Una resistencia estéril
contra cajones que son cárceles
y canciones de amor de los noventa.

Luego, el cariño de los nidos acondicionados
donde vuelven las palomas
que tienen el destino marcado en mapa.

Se antoja todo insuficiente
ante los rumores de brisa
en ciudades cada vez más lejos del mar.

Tal vez tú también serás
una pequeña isla de tormenta.

miércoles, noviembre 14, 2007

Al doblar la esquina los dragones


Al doblar la esquina los dragones,
sobre el colchón huelen cuatro rosas
pero no son como esas canciones
que aplazan de largo los inviernos.

Más bien dulces escenas de acción
para pisos sin calefacciones
o como ritos fúnebres
tras la estela de las emociones.

Dan miedo los atardeceres largos
como peones en la segunda
o como balas de fogueo en tu almohada.

martes, noviembre 13, 2007

Hay Partida



El novio tiene el traje azul marino perfecto para la ocasión. Su corbata encaja en el traje, con estilo. Se mira su chaqueta y echa de menos aquella americana blanca de años mejores. Esta en el bar San Juan mientras la novia, perfectamente maquillada, le espera con su anillo de prometida ya hace media hora.

Acaba su whisky. Toma una decisión. Pide un taxi para La Latina. El taxista le comenta que anoche el Atleti sin Forlán dio muchísima pena, y el cliente asiente sin mucho interés. Deseando llegar cuanto antes.

Ella esta en su guardilla escuchando Wilco, apunto de ver llover por las cristaleras de techo. Entonces, él toca a la puerta: necesito un minuto contigo y un finde sin dormir. Las cosas se precipitan, los atascos de besos, las derrotas, el sexo y nada más, un trozo de nube que luego quedará fría, desnuda tras la huida del polvo en el aire.

Hay partida. Dos horas más tarde, se va de vacío.

He venido a beber y a escribir
he venido a coger lo que es mío
por eso estoy aquí.

El anillo que debo comprar
un vestido de novia oficial
y un traje azul marino.

Se ha caído el jockey
del caballito
tú quédate aquí
yo tiro.

Esta vez no te voy a mentir
necesito un minuto contigo
y un finde sin dormir.

El peligro que debo esquivar
el sudor de los cuerpos vencidos
y luego nada más.

Se ha caído el jockey
del caballito
tú quédate aquí
yo tiro.

Cuando no se rompe
se queda frío
tú quédate aquí
yo tiro.

Jugadoras de hockey
en la calle Cielito
y yo me voy de vacío.

Hay partida
mientras uno de los dos lo impida.
Hay partida.

domingo, noviembre 11, 2007

Avería y Redención



Avería. Un cristal separa a la pareja. Un teléfono colgado a la izquierda del preso, le recuerda la carencia de libertad. Ella está preciosa, como siempre. Cuando empieza a hablarle, a él le vienen a matar los monstruos de los recuerdos de aquella noche fatídica:


Medianoche. Ella viendo la caja de su lavandería saqueada. Él llegando triunfal al Bada bing para pagar la deuda y recuperar el dinero. La noticia del barman: aquella noche la partida de poker era en la mesa especial. Las cartas que no doblan la esquina puntual. El humo emborronado de sonrisas ajenas. La vuelta a casa entre whisky y derrota, claro ejemplo de equilibrio. Las cuatrocientas sirenas de policia persiguiéndole. La brusquedad de Lucifer.

Al acabar de hablar,se dió la vuelta y caminó a la cárcel pensando en voz alta: yo se que lo intentaste todo y yo no.

Nunca des tus datos a la chica de la lavandería
aunque estés de paso te podría meter en problemas.
Nunca des tus datos a la chica de la lavandería
aunque te sientas solo en las afueras.

400 faros en la puerta de la comisaría
y lo más complicado fue encontrar una salida fácil
me bastó un vistazo para ver la botella vacía
y entonces supe que estaba fuera.

400 gramos de avería y redención
400 gramos de insatisfacción.

Me pegué un disparo para ver que ya no me dolía
y acabé cruzando telegramas con Lucifer
aprendí las normas al segundo día
y entonces supe que no iba a ser tan fácil.

400 gramos de avería y redención
400 gramos de insatisfacción.

Ya se que te inventaste todo
ya se que lo intentaste todo,
y yo no.

miércoles, noviembre 07, 2007

Tony Soprano



Todos somos Tony Soprano. Estresados por trabajos y familias, por el vértigo de la competencia y la huida de la calma de nuestras piscinas.

Tony tiene un trabajo corriente, adornado por la HBO. Soporta la crucifixión de los horarios, los compañeros imbéciles, las llamadas de urgencia en los mejores momentos. Cada minuto que pasa está más cansado de su trabajo, como nosotros.

Y al volver, la otra familia. Una prolongación de las tareas de la mafia: la madre que no se deja cuidar, una esposa con el cuchillo del divorcio, los amigos que se pierden por falta de tiempo y multitud de granos adolescentes sin ninguna solución posible. ¡Aunque seas el gangster más duro, todo te vence!

El telón de fondo es la mafia por lo que debemos abstraernos un poco de las putadas que él y los suyos van haciendo por la ciudad para poder conectar en algún momento con el personaje. Es simplemente una alegoría del capitalismo eléctrico, donde cada vez la parte humana se reduce.

Pero de esa parte sale, al fin, un héroe como nosotros. Un héroe adulto con fallos y un traje italiano de ira, sin cualidades que resaltar salvo la supervivencia.

martes, octubre 30, 2007

Doble Fila



Es difícil contar las cosas de manera sencilla. A veces tendemos al tercer carril de las rotondas o a la autopista del silencio.

El detective se coloca el sombrero ajustándolo hasta la estética. Saca de su gabardina clásica una cámara digital y gambetea con dificultad por los menús hasta encontrar los videos del último caso. Quiere sacar el tabaco de liar pero recuerda que ahora está prohibido fumar en el bar de abajo. Se echa hacia atrás su melena blanca viendo con estupor, como si fuese un novato, la grabación donde el marido de su clienta besa adolescentemente una mujer mucho más joven, en la puerta de una discoteca en la Latina. Cuéntaselo de una manera sencilla, piensa.

Él, que había soñado con resolver casos con escasos indicios y contarles los secretos sórdidos a las camareras de los mejores bares, viviendo el día sin facturas de alquiler de local ni impuestos de autónomos. Renunció a eso. Ella tenía los sueños confusos, el pelo largo y las manos dulcemente frías, y una voz de cantos de sirena hasta el final del mundo. Aceptó, convencido por esa francesa, un sueldo fijo trabajando para un detective privado que cruzó la frontera con su mujer, dejándole una hipoteca en una treta de pesadilla.

Suspira y hace su trabajo: con un movimiento cansado timbrea y su voz titubeante hace recuperar la vista a la clienta antes de cualquier palabra.


Ando estos días vagabundeando
de tu mano fría hasta el final del mundo
y duermo en doble fila, vivo a todo trapo.

Esta es la vida que yo quería para mí,
pero no es la vida que tú querías para mí.

Ando estos días aterrorizado
con tus pesadillas y me estoy robando
cada día por ser cada noche más gallo.

Y esta es la vida que yo quería para mí
pero no es la vida que tú querías…

Díselo, cuéntaselo de una forma sencilla.
Seguiré aparcado en tu doble fila

jueves, octubre 25, 2007

Pequeñas monedas y grandes mentiras



El Bar San Juan tiene cañas baratas y cuadros en venta a diez euros. No es tan peliculero como el Bada Bing, pero el camarero está inspirado en los más sordidos cuentos de Bukowski. El tío colecciona pequeñas monedas para comprar una Jukebox, a eso dedica las propinas. Se va a poner de moda, comenta junto a una sonrisa amarilla.

Ella estaba ligeramente maquillada, nada preparada para la ruptura. La música dejó de sonar y en ese minuto eterno gritó para matarme. Empezaron a llenarse de lluvia las calles de Madrid. Su cara se quedó totalmente borrosa, como ese cuadro de Monet con el carmín de los labios de una mujer cualquiera.

Y en ese momento trágico, cuando te diste la vuelta y tu cara se marchó perdiendo orgullo, cuando bajaste las escaleras enloquecidas yo estuve a punto de detenerte. No lo hice y estaba todo claro por fin: aves deportadas de amor de vuelta a aeropueros libres combatiendo las ráfagas del valle de lágrimas.

En las primeras horas del día
me caí con todo el equipo
ella estaba totalmente enloquecida
y yo me pasé de listo.

Desde el bar San Juan
hasta el Bada Bing, bang bang!
no llegaría vivo
lancé un boomerang con acuse de recibo
en ese valle de lágrimas.

No llegaría vivo allí
pero no lo sabía todavía.
Tú saliste a lágrima viva
de la sala de máquinas
con el bolso lleno de pequeñas monedas
y de grandes mentiras.
Había renunciado a ti
pero no lo sabía todavía.

Una vez más en la vuelta más rápida
nos quedamos mirándonos
como aves raras
y estaba todo claro por fin.

Ya dije adiós a mi corona de espinas
adiós, a Dios, adiós sin despedidas.
estaba todo claro por fin.
En las primeras horas del día
me caí con todo el equipo.
Esta es la primera de una serie de 17 historias relacionados con el nuevo disco de Quique González, Avería y Redención, que ire publicando semanalmente. Cualquier sugerencia o aporte es como siempre bienvenido.

miércoles, octubre 17, 2007

Desnudez

Quién viera tus ojos
en la Gran Vía vacía
como despertadores silenciosos.

Gruppies, hippies
y sexo a salvo de tejados
como banderas de tregua.

Quién viera tus ojos
como sonrisa
tremula de vida,
como desperfectos
de choques dulces
en hoteles caros.

Quién viera tus ojos
de sorpresa,
de niña que no sabía nada
disfrutando la desnudez
de carteles de cine,
para nosotros solos.


El poema está sin corregir. Lo escrito hoy, ahora, y lo cuelgo. Quizás vuelva a poner una versión corregida pero no voy a quitar esta. Es el de ahora, cambiarle un verso y ya sería otro. No acompaña foto porque espero que los versos sean suficientes imagenes esta vez. Por cierto, vuelvo a los orígenes y la imagen ahora vuelve a ser la de la Gran Vía madrileña, no la granadina.

lunes, octubre 08, 2007

Sobre el mate



En un sorbo de mate pasan muchas cosas.

El niño, dejaba la moneda en los ferrocarriles y jugaba en la calle pateando cualquier cosa mientras preparaba la cara de susto para el tedio del trabajo.

El viejo, la parte más amarga del trago, recortaba recuerdos para contar moralejas a los pequeños y volver a ser aquel niño que jugaba a ser grande sin caer en tristezas.

Ella absolutamente estresada y sonriente, ordenaba libros viejos y tapaba el ruido de los coches con un vinilo recien comprado. Estaba enamorada de un artista de teatro que pasaba grandes temporadas en Buenos Aires y no veia casi nunca, cuando no tenia laburo no le alcanzaba la plata para viajar. Eso decía.

Con el mate, la moneda salvaba el tren, un poco, los viejos jugaban y el actor llegaba con flores y poemas aprendidos.

viernes, octubre 05, 2007

Heroes para depresiones: Robin



Muy mal tiene que estar la cosa para tener que aunar defender a los pobres y querer que vuelva un rey. En ese contexto, nace mi héroe favorito, Robin Hood. Reconozco que no he leído todavía nada sobre él, simplemente mi imaginación se nutre de las historias populares, de una genial película (en la que no sale Kevin Costner ni el genial Connery) y de una serie de la británica BBC que es simplemente acojonante.

Con todo esto ya explicado, destaco tres cosas que me fascinan del héroe: su lucha social en un periodo donde bajar desde arriba para ayudar a los de abajo era más que una locura, el valor que le da la historia al equipo de amigos de Robin Hood y la historia de amor con Marian, algo así como un imposible, como una renuncia absoluta a todo y un vínculo más allá del enamoramiento (sobretodo en la versión de la serie donde Marian es una noble que ayuda también a los pobres).

Robin estuvo en la guerra santa, y de allí copió de los Saracenos la forma de su arco. !Ganaba los torneos no sólo por su puntería sino porque gracias a sus pocos prejuicios pudo adoptar cosas de sus enemigos que veía positivas! De esto huyen despavoridos los americanos pero los ingleses hacen en la serie alusión a ello. Como ya sabéis, el gran héroe de Sherwood, dejó de ser terrateniente simplemente porque no le gustaba como hacían las cosas a su vuelta de la guerra. ¿Quién haría eso ahora?

Hood esta acompañado de una banda genial de forajidos: Djaq y Little John son mis favoritos sin duda. La primera es una mujer, sarracena, y el segundo es un tío con tremenda fuerza llamado Little con ironía. John entra siempre en la historia, ya que es uno de los personajes principales de la historia popular. Ambos son contrapuntos perfectos, la inteligencia y la fuerza bruta. No me olvido de Will, inteligencia, Allan, valentía, ni de Much, que representa la lealtad y la amistad tan olvidada en estos días. Todos le dan un valor humano al héroe que me atrae con muchísima fuerza, esa imposibilidad patente de no poder hacer nada solos, contrapunto de la cultura norteamericana donde Superman puede con todo.

La historia de amor quizás sea una historia de amor más, reclamo de la atención de las personas abducidas por lo rosa. Pero yo lo veo como una metáfora de conseguir los objetivos que nos proponemos, por difíciles que sean. Claro, nosotros quizás no tengamos el descaro, la inteligencia y la habilidad de Robin para llevarnos el amor que Marian reserva con los dientes y los sueños apretados, pero reconforta saber que una vez alguien si pudo.

Tengo memorizado mi escena favorita de mi película preferida: el genial pianista Errol Flynn entra en escena, se cuela en la fiesta privada del rey consorte, un malote de mucho cuidado, absolutamente protegida por los poco inteligentes malos. Llega, se sienta, hace algo descortés que deja escandalizados a los nobles lame culos, y se ríe a carcajada contagiosa, como diciendo soy un héroe, te voy a patear el trasero y me voy a llevar a la chica más bonita que salga en esta película. Y eso hace.

Héroes para depresiones.

miércoles, octubre 03, 2007

No hay otra norma


Viven olvidados como antiguos ídolos de barrio. Son gente corriente, absolutamente anónima, quizás con sus partidas de poker ilegales, habitaciones de hotel preferidas o tal vez con sus perros dormilones y maridos hastiados. Todos con sus preocupaciones, absurdas sino son las nuestras.

Se levantan, beben hierbas que son raíces. No son solamente argentinos, también españoles súbditos o quemadores de fotografías, con el café de las ocho y media, ¿por qué no estoy dormido?

En fin, gente corriente que no sale por la tele y pone su empeño en que siga sonando una canción de Jorge Drexler, lluvia que nos moja.

Y es que hoy, un miércoles casi lunes, leo en uno de mis blogs preferidos un cuento, basado en una poesía, que rodea, llegan antes los versos, para recordarme que todo se transforma, título de la canción que escucha un conocido a través de internet, seguramente basada en el genial poema.

Y por eso escribo esto, falto de ideas, para darles la razón y decirles en voz baja que acepto el reto. No hay otra norma.

Un hombre que cultiva un jardín, como quería Voltaire.
El que agradece que en la tierra haya música.
El que descubre con placer una etimología
Dos empleados que en un café del Sur juegan un silencioso ajedrez.
El ceramista que premedita un color y una forma.
Un tipógrafo que compone bien esta página, que tal vez no le agrada
Una mujer y un hombre que leen los tercetos finales de cierto canto.
El que acaricia a un animal dormido.
El que justifica o quiere justificar un mal que le han hecho.
El que agradece que en la tierra haya Stevenson.
El que prefiere que los otros tengan razón.
Esas personas, que se ignoran, están salvando el mundo

sábado, septiembre 29, 2007

Sobre desmayos


De repente, caigo subitamente al suelo. Había dejado de llover en ese instante, por eso estaban empañadas las cristaleras.

Con su humo se eleva su sonrisa hasta el techo. Enturbiaba su desnudez unos baqueros ajustados, estaba sentada en mi viejo sofa rojo, con las piernas cruzadas. Su pelo negro despeinado le llegaba a besar sus hombros delgados. Tenía un brillo especial en los marrones que no alcanzo a describir.

Yo despierto de mi desmayo, ése que viene a visitarme cada dos días. Ella sonríe divertida, termina de fumar. Para mi tristeza se viste, cubriendo de tela mis debilidades. Se despide, tal vez fría, y se va.

Sólo ella lo sabe.

viernes, septiembre 28, 2007

Matt Albie



Quiero ser Matt Albie de Studio 60. Más concretamente, quiero tener su trabajo. Puedo prescindir del bate de beisbol con el número de teléfono de un fornido lanzador, pero no de fantasear un poco con acupar su sillón. En su despacho, hay un maldito reloj que cuenta los segundos, minutos, horas y dias que faltan y un panel de corcho donde pegar unos posits adolescentes con el contenido del vivo programa. Sólo falta por describir unas hojas marca Apple tan blancas que parecen una lanza en mi costado, armónicamente flotando en una mesa vacía. Para rellenarlas, tendría que cuidar mi barco de los asaltantes, tratar de no herir a la chica de los ojos azules cuando la deje dormida en el hotel para volver a la libertad de mi casa y hacer reír a la gente.


Algo así como un payaso embajador que no seré nunca, encadenando bromas sobre Jesús y escenas sobre censores, dejando contentos los alzacuellos, la bolsa y las sonrisas de las mujeres desnudas que van al trabajo en autobuses rojos.


Tras mi sueño, cofres de piratas muertos que llevan a la muerte la mejor serie, y hacen más dificil repetirlos.

martes, septiembre 25, 2007

Casandra tal vez.


Trencea su pelo. Avisa a gritos sobre su bicicleta de los peligros mundanos de la muerte climática. En su habitación no hay televisión. Es una mierda, explica mientras sonríe. En los parques, comenta sobre los problemas modernos de la vida sin sentimientos. Su ropa son trozos de tela abrazados, arte para ella y pobreza para el resto del mundo que conduce sordo de radares.

Ahora ya no está, mas estaba hace poco pintando en cuevas, cielo de playas en las que nadaba vestida con nada. Además, tenía el privilegio de haber encontrado un rincón donde el mar no es algas y medusas, sino mar. Como ella, hay muchas más si no nos fijamos. Pero esas que son iguales no son más que una adaptación de la oferta al mercado. Y luego estamos nosotros, un intento fallido de ser auténticos, esa canasta que se sale del aro en el momento final y nos deja huérfanos de victoria.

De ella, sólo quedan imágenes. No recuerdo ni su nombre, tal vez Casandra.

Este pequeño relato sale de una conexión personal entre el mito y última película de Medem:
http://www.juliomedem.org/caoticaana/index.html

jueves, septiembre 20, 2007

Siempre hay un bar que se llama las Vegas.

Siempre hay un bar que se llama las Vegas.



Suele ser un disco de Quique González. Éste, rebosante de química y rabia, de guitarras y amigos, de lugares relajados para que el rock llegue al pecho, todavía no lo he escuchado completo.

Pero está aquí, redentor número siete, con ganas de cargarnos las pilas y llovernos de historias. Esas, terriblemente melancólicas y mundanas, tanto, que es bien fácil hacerlas nuestras.

Llega, claro, con las estupideces del mercado que dispara para llevarte la sangre al cofre dorado. Pero más adentro, para quien paga, hay un mundo ajeno a la oferta y la demanda. Tanto, que es música casi humana.

Siempre hay un bar que se llama Las Vegas y es algo diferente. Perdemos las gafas y quedamos desnudos ante nuestros recuerdos de ojos a lo Betty Boop idolatrados y terminamos sintiéndonos más vivos con esa genial sensación de haber estado en los mejores bares.

jueves, septiembre 13, 2007

Oxígeno



La muerte del verano
es un atisbo de esperanza
en do mayor
esperando ilusiones blancas.


Oxígeno en los bares de la Gran Vía
buscando una canción,
huyendo a otros mundos
casi desesperado.


La oferta y la demanda:
carril bici para el amor
y muerte extraña en pelicula de acción
sobre el cambio climático.
Buena recaudación
y corazones rotos.

viernes, agosto 24, 2007

Grace Kelly


Aunque intentaron enfrascar el glamour los millonarios
nos quedan pequeños corales de sonrisas
en todos los colores que permite el blanco y negro
como recuerdo de ese L.A
que Jack Nicholson y Juan Marsé añoran.

Ahora, inmensos en la profecía Blade Runniana
ya no quedan rostros ni sentimientos
como aquella niña rubia de mirada indiscreta
cuya huida anunció,
¡veinticinco años hace!,
la muerte de lo artístico.

11 Agosto de 2007
Viaje en tren a Asturias

lunes, mayo 28, 2007

Superman no puede volar



Llueven sombras sobre la ciudad
y los villanos anidan en sus techos.
Hay una tendencia generalizada
a caras llenas de sueño
y un supuesto práctico para vivir
lleno de sangre.

La primavera ha venido amenazante
y la lona es un colchón caliente
con ganas de besar.

Plantas artificiales decoran las aceras
del rumor veraniego de la soledad,
bajo arcoiris incoloros.

Hay un policía en cualquier lugar,
llueven sombras sobre la ciudad:
Superman no puede volar.

miércoles, mayo 23, 2007

Noches en nuestro cine


Tras el fulgor cegador de la batalla,
está despierto en ese cine que no habla
y es suyo.

No necesita besos ni labios en whisky
para abrir los bares con un soplo rojo
y fresco,

pues tiene una flor amarilla de lámpara
que lleva pegada en tallo una canción
para ella.

Lo prohíbe ufano el esclavo contrato
mas viaja a sitios donde nunca estará
en persas

alfombras con maletas de nubes mágicas
con una tendencia peligrosa a letras
en soma.

Ha dejado en el puerto de Bremen
los billetes en maletines azules
de mar

y cuando llegue al capítulo mortal
más gafas de sol para la oscuridad
del haz.

jueves, mayo 10, 2007

El pianista sin talento


El pianista sin talento


El pianista sin talento
ya ha vuelto de vivir.
Tiene humor recargable
y un colchón de cemento
en un rascacielos de Beverly Hills.

Ha cenado un trago
de uva sin vestir.
Ya está preparado,
se cambia los zapatos
e intenta hacerla reír.
Mas no quedan mesas
en restaurantes caros.

Lluvia sobre partitura
con canción de amor.
Cuando se fue con el crooner,
volaron los techos
y vió su sombra correr.

El virtuoso actúa
en un escenario de cartón
Y el público aplaude
con indiferencia.

Con el corazón roto
y el frío drogándole
se muere por tocar
la canción más triste.
Presentado al concurso de alacalle:

martes, abril 03, 2007

Despegue

Es impensable que tu lenta falda despegue.

Es simple, los soles duermen y la primevera está cara.

lunes, marzo 26, 2007

Falta de Sentimientos



En el siglo donde la información
corre, viaja, casi libre,
las luces siguen atrapadas
como en una desdicha eterna.

Por eso, apenas resbala el agua
sobre los desiertos colmados
que ignoran la demanda vital de arena.
Piedras que insonorizan llantos.

Hubo veces que héroes antiguos
saltaron las murallas que os cuento
y en vez del fulgor prometido
fueron al encuentro de la muerte.

Así que seguimos, ¡que remedio!,
vivos de guerras y limpios completamente
gracias al humo de los bares
y la calidez de ciertas drogas.

Soñamos, ¡simplemente y tanto!
con bailar entre la orquesta
y hacer el amor detrás de los muros.

Esta publicada en este enlace, la envie para un concurso de alacalle.com