lunes, diciembre 04, 2006

Premios para premios sin premio



Premios para premios sin premios que dibujan dibujos que leyes se empeñan en hacer olvidar, eclipsados por geniales escritores como no lo son tanto como ese Juan Marsé que pincela esa postguerra tan nuestra de esa manera tan suya.


Yo quería que le diesen el premio Cervantes para que estas navidades tan deshumanizadas las criaturas que pueblan leyesen alguna novela suya que les haga amantes de la lectura. Algo así me pasó a mi cuando, descaradamente joven, baje de la estantería el Amante Bilingüe.


Ahora que tiene la sonrisa permitida es cuando debemos homenajear al genio, antes de que se nos vaya. Luego, nos homenajeamos a nosotros mismos por nuestra idiotez.