miércoles, octubre 04, 2006

Pies pequeños



Tiene que tener los pies pequeños. Con este único requisito el capitán busca en la arenosa isla. Estaría bien que fuese morena, más que nada porque cierto oro siempre viene acompañado de desgracias.

Muchos días antes de que comenzase la actual búsqueda, nublado tal vez por el ron, salió de la taberna menos respetable de la ciudad hacia un rumbo desconocido, cosas de piratas. Acabó en la orilla de un río, sensiblemente afectado por los excesos (que no por el amor), y aguantó sin devolver el alma por respeto a los galones. Y allí estaba ella, de una estatura escueta, como regalo procedente de los dioses, y una divertida escalera que le recogía el pelo para que admirasen más su belleza. Cantos de sirena.
Por eso esta vez el capitán quería asegurarse del tamaño de sus pies para que nada fallase.

2 comentarios:

Xydehia dijo...

¿Y encontró lo que deseaba?

Besitos

sky4you dijo...

Este me ha gustado mucho.

Mil gracias por tu enlace, creo que compartimos muchas cosas, volveremos a leernos, ya que no a vernos.