domingo, junio 11, 2006

La humanidad del Artesano

El artesano contra la pared.
Su vida en la cuerda floja y un vaivén.
Tal vez la muerte
paseándose desnuda en su mente
con ganas de delinquir.
Demasiadas horas de viaje, siempre.
Errores de talle.

Es un duelo,
a espada por exigencias del guión.
Es un duelo, y no una canción.
En un segundo, ¿jugarías a ser dios?
Nunca se sabe.
Abrir los ojos y pasarse a la prosa, sin otra opción.
¿O vas a hacer la maleta?

Poeta en manos de versos,
si es necesario terminar así,
drogas en frascos pequeños.

¿Dónde vas a morir?
¿dónde vas a morir?
Siempre puedes volver a casa,
te espera la poesía
desnuda y sola en tu piano,
volando a la deriva.


7, Mayo,06